La Yura

CASTÍGALOS! IMPÓN LÓGICA. NO AL VOTO DURO. DA EL VOTO BLANCO, EL VOTO SUTIL A LA YURA

miércoles, 18 de mayo de 2016

CONFERENCIA DE ALFONSO FERRIZ SALINAS, LA YURA UPN ECATEPEC CUESTIONES DE LA INDUSTRIALIZACIÓN‏

CONFERENCIA DE ALFONSO FERRIZ SALINAS, LA YURA UPN ECATEPEC "CUESTIONES DE LA INDUSTRIALIZACIÓN MEXICANA POR TRES DÉCADAS, 1940 A 1970".

MODERADOR. LIC. EDUARDO SOTO RUIZ, 
Eduardo Soto Ruiz <laloupn64@yahoo.com.mx>

CATEDRÁTICO DE LA UPN-ECATEPEC, DE LA MATERIA
"INSTITUCIONALIZACIÓN, DESARROLLO ECONÓMICO Y EDUCACIÓN EN MÉXICO, PERIODO 1920-1968". (CONTEXTO HISTÓRICO, POLÍTICO, CULTURAL, ECONÓMICO E IDEOLÓGICO DE NUESTRO PAÍS). 

Mtro. Alfonso Ferriz Salinas
Oriundo de la Ciudad de México.
Catedrático de la UPN-Ecatepec 1995
Candidato a edil de Ecatepec 1996
Líder del Grupo Alameda, Movimiento Político Nacional LA YURA
Candidato Independiente a la Presidencia de México en 2012. 
Pedagogo (Ceneval, Expediente 1061), Campeón Internacional de Ajedrez.. 





EL CURSO EN MARCHA SE LLAMA INSTITUCIONALIZACIÓN, DESARROLLO ECONÓMICO Y EDUCACIÓN EN MÉXICO, PERIODO 1920-1968. ESTO PARA QUE SE UBIQUE EN EL CONTEXTO HISTÓRICO, POLÍTICO, CULTURAL, ECONÓMICO E IDEOLÓGICO DE NUESTRO PAÍS, ES DECIR, DESPUES DE LA PRIMERA FASE DE LA REVOLUCIÓN MEXICANA, EL PERIODO DE  ENTRE Y LA POSGUERRA, HASTA EL MOVIMIENTO DEL 68.

SI VA SER CONFERENCIA, UD TENDRÁ HASTA UNA HORA PARA EXPONER SU TEMA O CUESTIÓN, PARA DESPUES EL DIALOGO CON LOS ALUMNOS Y EL DEBATE; SI VA INVITAR OTROS COMPAÑEROS HACEMOS UNA MESA SOBRE EL TEMA O PERIODO COMO LA VEZ PASADA,

Mesa "Cuestiones de la Industrialización mexicana por tres décadas, 1940-1970",

Participan (confirmados):

1.- Mtro. Alfonso Ferriz Salinas
Oriundo de la Ciudad de México.
Catedrático de la UPN-Ecatepec 1995
Candidato a edil de Ecatepec 1996
Líder del Grupo Alameda, Movimiento Político Nacional LA YURA
Candidato Independiente a la Presidencia en 2012.

2.- Mtro. Sergio Fierro Gutiérrez.
Oriundo de Chihuahua.
Premio Nacional de Oratoria
Experto en movimientos políticos,
Integrante del Grupo Alameda.

Pendiente de confirmación: (Hasta el lunes 16 de mayo).
3.- Mtro. Andrés Bonilla Torres
Oriundo de la Ciudad de México.
Integrante del Grupo Alameda
Experto en movimientos políticos 
Escritor.

"Cuestiones de la Industrialización mexicana por tres décadas, 1940-1970",

CUESTIONES POLITICAS

En el marco de pensamiento mágico que practica el 95% poblacional, santiguarse religiosamente y encomendarse a un dios único y en diálogo constante mediante sus representantes, es una   costumbre de fe la sanación espiritual mediante el continuo ejercicio de hipnosis colectiva.

El gran despertar del capitalismo luego de la Gran Depresión (1929-1933).
En el arranque de la conflagración denominada “Segunda Guerra Mundial”, se ha suscitado como antecedente inmediato en México el fin del mandato del cardenismo, el cese de innumerables huelgas obreras y campesinas, los decretos de la nacionalización ferrocarrilera  el 23 de junio de 1937 y la expropiación petrolera el 18 de marzo de 1938,  medidas que tuvieron como fin impulsar el desarrollo económico del país mediante la rienda del Estado.


Se construyó la infraestructura de comunicaciones necesaria para impulsar el crecimiento de la producción agropecuaria, industrial y comercial del país.

En el período del Presidente López Mateos El primero de septiembre de 1960, anunció la reforma al artículo 27 constitucional, a fin de que no se otorgaran concesiones a particulares para la prestación del servicio público de energía eléctrica.

El proceso de nacionalización adicionó al artículo 27 Constitucional: “Corresponde exclusivamente a la Nación generar, conducir, transformar, distribuir y abastecer energía eléctrica que tenga por objeto la prestación de servicio público. En esta materia no se otorgarán concesiones a los particulares y la nación aprovechará los bienes y recursos naturales que se requieran para dichos fines”. Con esta medida se rescatarán de extranjeros las acciones que habían quedado en sus manos.

Otro hecho que habrá de repercutir para el control de la industrialización mexicana provino del acuerdo denominado El Tratado de Bucareli  firmado en 1923, fue un acuerdo entre los países de México y Estados Unidos fue firmado por Álvaro Obregón el 13 de agosto de 1923 con el que se llegó, esencialmente, a los siguientes acuerdos:

Las propiedades agrícolas expropiadas a estadounidenses se pagarían con bonos, si no eran mayores a 1755 hectáreas.
Las propiedades que rebasaran dicha extensión, el pago sería de inmediato y al contado.
Se integraría una comisión que se encargaría de revisar las reclamaciones pendientes a partir de 1868; las reclamaciones originadas por la Revolución se resolverían aparte.
Con relación al petróleo, el art. 27 no era retroactivo para los norteamericanos que habían adquiridos sus concesiones antes de 1917, lo que les permitía seguir explotando libremente el hidrocarburo.

Las indemnizaciones o reclamaciones debieron ser entregadas durante un período de dos años y éstas debieron ser procesadas durante cinco años a partir de la firma del tratado. Sin embargo, el Trato de Bucareli careció de validez legal porque no estuvo sujeto a la aprobación de los Congresos de los dos países firmantes, quedando en un "acuerdo de caballeros", que comprometía únicamente a Obregón pero no a su sucesores, sin embargo, el gobierno de Obregón fue reconocido por el gobierno de Estados Unidos.5 Se desconoce la cantidad de dinero pagada a estadounidenses durante el período presidencial de Obregón.

Adolfo de la Huerta, Presidente interino de México del 1 de junio 1920 al 30 de noviembre de 1920.
Por su parte, el ex-presidente Adolfo de la Huerta, quien figuraba en el gabinete obregonista como Secretario de Hacienda, consideró que el tratado violaba la soberanía nacional y sometía a México a "condiciones humillantes".9 De la Huerta acusó a Obregón de traición a la patria, mientras que él, a su vez, fue acusado de incompetencia en el desempeño de su cargo y se le hizo responsable de la terrible situación de las finanzas. De la Huerta renunció a su cargo y se trasladó a Veracruz, desde donde lanzó un manifiesto que desató la rebelión delahuertista (del Partido Liberal Constitucionalista) diciembre de 1923.
 
Cuando Plutarco Elías Calles asumió la presidencia en diciembre de 1924, uno de los principales puntos de discordia entre Estados Unidos y México todavía era el petróleo. Calles rápidamente rechazó el Tratado de Bucareli de 1923 y comenzó a redactar una nueva ley sobre el petróleo que cumpliera estrictamente y con apego al artículo 27 de la Constitución.6 La reacción del gobierno de Estados Unidos ante la intención de Calles de hacer aplicar el artículo 27, fue inmediata. El embajador estadounidense en México, James Rockwell Sheffield llamó a Calles "comunista", y el Secretario de Estado Frank Billings Kellogg emitió una amenaza contra México el 12 de junio de 1925.6 Calles nunca se consideró a sí mismo como comunista, pero consideraba la revolución como una forma de gobernar más que una posición ideológica. Calles y el presidente Calvin Coolidge, y el embajador estadounidense en México, James Sheffield, fue remplazado por Dwight Morrow.  El Tratado de Bucareli prohibió a México de producir maquinaria especializada (motores, aviones, etc.) o maquinaria de precisión, por lo que supuestamente, México no ha salido aún del atraso tecnológico que dicho tratado le causó.10 El hecho es que durante el período entre 1910 y 1930, las guerras civiles y los múltiples golpes militares y rebeliones internas devastaron a las industrias en México y frenaron la educación superior, así como la investigación y el desarrollo tecnológico, mientras que la inestabilidad social y política ahuyentaron las inversiones extranjeras.

En 1940 asume la presidencia del país como último general desde la Revolución Mexicana Manuel Ávila Camacho, hombre conservador que da pie a asegurar cierto el pacto gubernamental de las bancadas carrancistas, obregonistas, de lahuertuistas y callistas, comentado en el libro “Alta Política” del ideólogo Saúl Álvarez Mosqueda, y ratificado en el libro “El Círculo Negro” de Antonio Velasco Piña,    


Álvaro Obregón, insatisfecho con su corto período de gobierno, 1920-1924, quiso seguir dirigiendo y encauzando la vida de la nación. Se le atribuye una frase célebre: “cuatro años son insuficientes para gobernar. Se los pasa uno reprimiendo a los descontentos los dos primeros años y los dos últimos a los ambiciosos“. Tenía el poder de las armas, el apoyo norteamericano, el apoyo de los liberales nacionales y extranjeros, el respaldo del alto clero político, la identificación con el proletariado organizado y contaba con una corriente política obregonista debidamente estructurada e infiltrada en todos los grupos de poder; tenía también en su favor la lealtad absoluta de Calles, de modo tal que a petición de don Álvaro, don Plutarco haría lo que fuera necesario, inclusive modificar la Constitución.

Saúl Álvarez precisa los compromisos de los presidentes con las corrientes que los impulsaron, con una sorprendente precisión rotativa de 4 en 4, desde el Maximato… Calles, el Jefe Máximo, conjugó que en el mandato institucional se entrelazaran las riendas, satisfaciendo las querencias de los actores en la escena política, tantos de la derecha, donde se cuenta el involucramiento de la iglesia, y los añorantes monárquicos y las tendencias posrevolucionarias. El período del Maximato conocido como el sexenio homologado de Calles con la rienda prestada a Emilio Portes Gil (1928-1930), fue después Secretario de Gobernación del Presidente Ortiz Rubio, Presidente de Comité Ejecutivo del Partido Nacional Revolucionario, Ministro Plenipotenciario en Francia, Procurador General de la República y Secretario de Relaciones Exteriores, puestos que ejerció en diversos gobiernos, ocupando además otros cargos; Pascual Ortiz Rubio (1930-1932) Lázaro Cárdenas le nombró gerente de la compañía Petromex; y Abelardo Luján Rodríguez (1932-1934) luego de Presidente fue Gobernador de Sonora en 1943, fundó el Banco Mexicano de Occidente, y Crédito Central Mexicano, también Pesqueras del Pacífico, Atún Mexicano y Astilleros Rodríguez.

La rienda de 4 X 4 siguió así
1.- Cárdenas, 1934-1940 (nacionalizador); 2.- Ávila Camacho, 1940-1946 (derecha, estableció el Seguro Social); 3.- Miguel Alemán Valdés, 1946-1952 (progresista, su administración inició con gran impulso, llevando a la práctica un vasto programa de obras públicas, caminos, obras de riego, nuevos ferrocarriles, escuelas, obras portuarias, pero se encargó de devaluar el peso frente al dólar etc. 4.- Adolfo Ruiz Cortínez, 1952-1958 (sociedad civil); 5.- Adolfo López Mateos, 1958-1964 (nacionalizador); 6.- Gustavo Díaz Ordaz, 1964-1970 (derecha); 7.- Luis Echeverría Álvarez,  1970-1976 (progresista); 8.- José López Portillo, 1976-1982 (sociedad civil); (y se da la rebelión con el zafarrancho de Javier García Paniagua-Ojeda Paullada)//// 9.- Miguel de la Madrid Hurtado, 1982-1988 (derecha moderada); 10.- Carlos Salinas de Gortari, 1988-1994, ursurpador, (dictadura perfecta de derecha pro-reeleccionismo, giró el timón); 11.- Ernesto Zedillo Ponce de León, 1994-2000 (derecha); 12.- Vicente Fox Quesada, 2000-2006, (derecha, extinguió varios miles de millones de dólares de los excedentes petroleros); 13.- Felipe Calderón Hinojosa, 2006-2012, la guerra sucia, (derecha); 14.- Enrique Peña Nieto, 2012- (derecha)… 
Cárdenas releva del mandato a Calles y se autonombra Jefe Máximo; luego Manuel Ávila

Secretarios Generales la CROM Confederación Regional Obrera Mexicana…
Luis N. Morones 1918-1919, 1941-1943,
Eduardo Moneda 1947-1948
Cecilio Lepe Bautista
Ignacio Cuauhtémoc Paleta (1985-2010)
Rodolfo Gerardo González Guzmán (2010 a la fecha)

La CTM, Confederación de Trabajadores de México; dirigida por el Mtro. Vicente Lombardo Toledano…. Fusión de organizaciones obreras como la CGOCM y la UGOCM; hace gran alianza con el Cardenismo, con el partido de la Revolución Mexicana que surgió liquidando al PNR Partido Nacional Revolucionario. Por el lombardismo se fragua la nacionalización petrolera, al secuestrar a los propios líderes petroleros que habrían sucumbido frente a las negociaciones con las empresas  gringas. En el cardenismo se consolida el Instituto Politécnico Nacional, que absorbe los vestigio de la Escuela de Altos Oficios, y màs adelante la CENETI…. Asuntos ya educativos por industrialización.  
En 1947 asciende al poder de la CTM uno de los cinco lobitos (Fidel Velázqez quien ha de eternizarse en la conducción obrera por más de 50 años), Fernando Amilpa Rivera, Alfonso Sánchez Madariaga, Luis Quintero Gutiérrez, Jesús Yuren Aguilar; Fernando Amilpa, que ordena la expulsión de Vicente Lombardo Toledano. Años atrás, en 1936 los lobitos protagonizan la escisión del quien tuviera el mote de “ratón” Miguel Ángel Velasco, proveniente del Partido Comunista de la lucha obrera. Con ellos salen de la primera CTM el Sindicato de Trabajadores Ferrocarrileros de la República Mexicana, la Cámara Unitaria del Trabajo del Distrito Federal, el Sindicato Mexicano de Electricistas, el Comité Organizador de Trabajadores al Servicio del Estado, la Confederación de Ligas Gremiales de Yucatán, la Federación Sindical Independiente del Estado de Yucatán, la Cámara del Trabajo del Estado de Aguascalientes, la Federación de Trabajadores del Territorio de Quintana Roo, y la Federación de Sindicatos Obreros del Estado de Morelos…

Las luchas gremiales suben de tono con la aparición del Partido de la Revolución Mexicana y el cardenismo:  Hernán Laborde, primer líder histórico del PCM en un escrito publicado en El Machete, periódico oficial del PCM, después de calificar de revolucionaria y patriótica la política del presidente de la República, general Lázaro Cárdenas, expresa:

El nuevo partido deberá ser un verdadero frente único de organizaciones y grupos dentro del cual sea posible la unificación más o menos rápida de cada uno de estos sectores: todas las organizaciones obreras en una sola central; todos los campesinos en una sola organización nacional campesina; un movimiento unificado de intelectuales; el movimiento unificado de las mujeres, el de los jóvenes, etc. La unificación de las masas en los cuatro sectores —obrero, campesino, militar y popular— que van a constituir el partido, deberá realizarse no sólo desde el punto de vista orgánico, sino también, en cierto grado desde el punto de vista ideológico y programático.

Hay pleitos internos en todas las franelas, destacan los agentes encubiertos…. Los que se dicen héroes resultan ser los principales cobradores de sueldos en oficinas apropiadas…. 


gringas. En el cardenismo se consolida el Instituto Politécnico Nacional, que absorbe los vestigio de la Escuela de Altos Oficios, y màs adelante la CENETI…. Asuntos ya educativos por industrialización.  
En 1947 asciende al poder de la CTM uno de los cinco lobitos (Fidel Velázqez quien ha de eternizarse en la conducción obrera por más de 50 años), Fernando Amilpa Rivera, Alfonso Sánchez Madariaga, Luis Quintero Gutiérrez, Jesús Yuren Aguilar; Fernando Amilpa, que ordena la expulsión de Vicente Lombardo Toledano. Años atrás, en 1936 los lobitos protagonizan la escisión del quien tuviera el mote de “ratón” Miguel Ángel Velasco, proveniente del Partido Comunista de la lucha obrera. Con ellos salen de la primera CTM el Sindicato de Trabajadores Ferrocarrileros de la República Mexicana, la Cámara Unitaria del Trabajo del Distrito Federal, el Sindicato Mexicano de Electricistas, el Comité Organizador de Trabajadores al Servicio del Estado, la Confederación de Ligas Gremiales de Yucatán, la Federación Sindical Independiente del Estado de Yucatán, la Cámara del Trabajo del Estado de Aguascalientes, la Federación de Trabajadores del Territorio de Quintana Roo, y la Federación de Sindicatos Obreros del Estado de Morelos…

Las luchas gremiales suben de tono con la aparición del Partido de la Revolución Mexicana y el cardenismo:  Hernán Laborde, primer líder histórico del PCM en un escrito publicado en El Machete, periódico oficial del PCM, después de calificar de revolucionaria y patriótica la política del presidente de la República, general Lázaro Cárdenas, expresa:

El nuevo partido deberá ser un verdadero frente único de organizaciones y grupos dentro del cual sea posible la unificación más o menos rápida de cada uno de estos sectores: todas las organizaciones obreras en una sola central; todos los campesinos en una sola organización nacional campesina; un movimiento unificado de intelectuales; el movimiento unificado de las mujeres, el de los jóvenes, etc. La unificación de las masas en los cuatro sectores —obrero, campesino, militar y popular— que van a constituir el partido, deberá realizarse no sólo desde el punto de vista orgánico, sino también, en cierto grado desde el punto de vista ideológico y programático.

Hay pleitos internos en todas las franelas, destacan los agentes encubiertos…. Los que se dicen héroes resultan ser los principales cobradores de sueldos en oficinas apropiadas….
 

CUESTIONES DE ECONOMÍA POLÍTICA
Tasas de crecimiento y decrecimiento del PIB
Gráfica 1
Índices de sustitución de importaciones
1940      1950      1960      1970      1980
  50%    33%         33%       24%       30%
Gráfica Producto Interno Bruto
(valoración anual)
1950      10%
1952      0%
1954      12%
1958      3.5%
1962      12%
1966      7%
1968      6%
1970      4%
Porcentaje

Fuente: Elaboración propia con base en Banco de México, Informes anuales, 1976.

Producción y comercio exterior
(promedio anual)
Periodo 1950-1973 PIB en México.
Balanza comercial
1950-1973 PIB 6.5 – Balanza Comercial -490.5 millones de dólares
Los presupuestos del erario
Los empréstitos

Año: 1982, 117 millones de dlls (al subir Miguel de la Madrid),
Año 1988, 170 millones de dlls, (al subir Salinas),
Año 1995, 450 millones de dólares (impacto del fobaproa).

Pago del servicio de la deuda: 10%
Ingresos por petróleo:
Año 1982 (20 mil millones de dlls.).
Año 1988 (25 mil millones de dlls.).
Año 1995 (25 mil millones de dlls).

1929, Plutarco Elías Calles funda el Partido Nacional Revolucionario (PNR).
1934 Lázaro Cárdenas lanza el Partido de la Revolución Mexicana (PRM).
1952 Se funda con Miguel Alemán el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Distribución del ingreso nacional por deciles de hogares
(participación porcentual en el ingreso corriente)
1950      1958      1970
I              2.4          2.3          1.4
II             3.2          3.2          2.4
III            3.2          4.1          3.5
IV           4.3          5.0          4.6
V             4.9          6.0          5.5
VI           6.0          7.5          8.2
VII          7.0          8.3          8.2
VIII         9.6          10.7       10.4
IX            13.9       17.2       16.6
X             45.5       35.7       39.2 T

PEA (POBLACIÓN Económicamente Activa) contra Empleo formal

Años     Empleo Formal                PEA (millones de personas)
1940      4                             10
1950      5.5                         12
1960      6.5                         15
1970      7.5                         19
1980      9                             24
La cifra de habitantes de México se duplicó sobradamente en los 35 años trascurridos a partir de 1950.


El auge económico de la segunda guerra mundial no tendrá igual impacto con las guerras de Corea 1955 y de Vietnam (1963-1973). No obstante las condiciones eran mucho mejores qu e cuando la gran depresión. La participación de México en esta guerra se observa en relación a una disminución de sus exportaciones, debidas por ejemplo al bloqueo económico que realizó en contra de Italia, suspendiendo las exportaciones de carbón, petróleo, hierro y otros productos, aunque exportaba en menor medida a otros países. Las importaciones como los ingresos aduaneros se incrementan debido a que en 1940 surge el periodo conocido como Milagro Mexicano que se caracteriza por la aplicación de una serie de reformas económicas y sociales por parte del Estado para desarrollar el mercado interno y la industria principalmente.

Con la crisis económica de 1929, muchos países dejaron de comprar los productos que México exportaba ya que se encontraban en la misma situación de crisis, las importaciones se redujeron al 51% debido a la situación económica que se estaba presentando en el país, pero como México era rural la producción interna de alimentos alcanzaba a satisfacer las necesidades de la población. En cuanto a los ingresos aduaneros vemos una gran reducción entorno al 50% ya que las actividades tanto de importación como exportación se habían reducido en igual medida.

Para 1952 el cachorro de la Revolución, Miguel Alemán Valdés oferta el país a postores extranjeros. Ofrece la devaluación del peso frente al dólar en relación de $4.50 a $12.50, Se supo que muchos amigos influyentes salieron beneficiados cuando lograron capitalizar sus fortunas adquiriendo dólares en demasía. Se alcanzó el milagro de las inversiones extranjeras en México al son de ganancia de 8 a 1…. Y con pocos riesgos. Hemos trabajado y dedicado nuestro tiempo para crear este contenido. Por favor comparta este artículo con otros usando el vínculo: http://www.econlink.com.ar/modelo-isi.
A Manuel German Parra Gutiérrez, identificado en una etapa larga con Vicente Lombardo Toledano, se le encomienda la conclusión del proceso de industrialización, para lo cual publica un tomo colosal. De ahí destacaremos algunos  conceptos del desarrollo generado.

El modelo ISI, o de Industrialización por Sustitución de Importaciones, es un modelo de desarrollo que busca el reemplazo de bienes importados por bienes producidos localmente. Las políticas económicas derivadas del modelo ISI fueron aplicadas principalmente durante las décadas de 1950 y 1960 en América Latina.

Las principales ventajas que se veían para la implementación del modelo ISI fueron:
- un aumento del empleo local
- menor dependencia de los mercados extranjeros y de su volatilidad
- y mejoramiento de los términos de intercambio.

El modelo de economía política de nuestro país a partir de la Segunda Guerra Mundial, tiene su fuente en el modelo keynesiano o economía de tipo proteccionista, donde el Estado intervenía directa y fuertemente en la vida económica de la nación.

Este modelo permitió el crecimiento de la industria y la formación del capital básico para su expansión; pero al mismo tiempo propició una industria ineficiente en términos de calidad y costos, lo que la hizo inoperante y poco competitiva a nivel internacional.

 
De 1940 a 1956 se da en México un período de crecimiento hacia afuera, basado en el dinamismo del sector primario. Esta política puede definirse como crecimiento sin desarrollo, ya que el número de industrias del país aumentó, pero sin la base sólida que es la libre competencia, que le permitiera desarrollarse económicamente.

De 1956 a 1970 gira ciento ochenta grados la economía mexicana creciendo hacia adentro, basada en el dinamismo del sector industrial, contrayendo la estabilidad de precios y ajustándose a los problemas productivos y financieros por los que pasó el país.

En el primer modelo, “la expansión [de la industria y] del capitalismo en México [fueron impulsados] por procesos… vinculados al desarrollo extensivo… [es decir] por un dinámico proceso de sustitución de importaciones, decididamente favorecido por la política de protección a la industria.” Hubo un cambio en el tipo de producción, donde  lentamente la industria transformativa se separa de la extractiva al igual que la manufactura de la agricultura.

Poco a poco esta última se va convirtiendo en un elemento básico de aquella al pasar a ser materia prima que se transforma en mercancías. Este impulso también desarrolló la división social del trabajo.

Así, creció rápidamente la producción mercantil a expensas de la agrícola ya que de 1940 a 1950 esta última, pasó de 46.9 % a  17.9 %. Y por su parte, la proporción de la población urbana en relación con la rural, se incrementó de 35 % a 51.5 % de 1940 a 1960. El siguiente cuadro muestra la predominancia que va adquiriendo la población urbana.

Advierte Lenin que “el desarrollo de la economía mercantil significa que la agricultura se va separando de una rama industrial tras otra.” Mientras que la industria transformativa va creciendo y tomando importancia dentro de la vida económica de un país o simplemente dentro de una comunidad, “una parte cada vez mayor de la población se va separando de la agricultura, es decir, [crece] la población industrial a cuenta de la agrícola.” Queda así enunciada una ley del desarrollo capitalista.

 AÑO    URBANA               RURAL
1950      28.90                     71.10
1951      29.94                     70.06
1952      31.39                     69.94
1953      32.02                     67.98
1954      33.06                     66.94
1955      34.10                     65.90
1956      35.14                     64.89
1957      36.18                     63.82
1958      37.22                     62.78
1959      38.26                     61.74
1960      39.30                     60.70

Cuadro 1.- “Evolución porcentual de la población urbana y rural.” Fuente: NAFINSA. “La economía mexicana en cifras.” México 1981.


Por otro lado, la necesidad de un mercado exterior para una nación capitalista, se determina, según Lenin, por: la circulación de mercancías que rebasan los límites geográficos del estado, por la constante transformación de los modos de producción y el ilimitado crecimiento del volumen de la producción.

Así como en la industria hubo crecimiento durante las dos décadas siguientes a 1940, también el agro mexicano creció a una tasa promedio de 6 % y con esto se abrió paso a la exportación, y a la formación de un mercado interior multiplicando los tipos de industria.

Con el extraordinario volumen de las exportaciones de alimentos de esos años, se obtuvo un flujo considerable y continuo de divisas que más adelante, permitieron sostener la importación de maquinaria y equipo para la instalación y ampliación de la planta industrial. También se desarrolló el flujo de materias primas y alimentos, con estabilidad en los precios.

Al respecto, sentencia Lenin que “el mercado interior… se crea por el desarrollo de esta economía mercantil; y el grado de fraccionamiento en la división social del trabajo determina la altura de su  desarrollo… [dividiendo] a los productores directos en capitalistas y obreros.” Así, se multiplicaron las diversas profesiones.

Sin embargo, en México, la industrialización de este periodo se caracterizó por:

-         Poca inversión en maquinaria y en espacios fabriles.
-         La abundante disponibilidad de fuerza de trabajo barata.
-         El predominio de tecnología industrial de tipo tradicional; es decir, no había grandes mejoras
          al proceso industrial que implicaran gran ahorro en tiempo y dinero.
-         El uso de insumos y materias primas de origen nacional, lo que fortalecía el mercado interno.

El Estado mexicano fue un promotor directo del desarrollo mediante la creación de infraestructura industrial y agrícola y su política de promoción proteccionista. De esta forma, la de sustitución de importaciones creaba una ganancia extraordinaria en beneficio del capitalista industrial.

A partir de la segunda mitad de los 50 del siglo pasado, el proceso de industrialización tendió a desacelerarse por su proximidad a los límites del desarrollo extensivo del capitalismo; es decir, se acabó el mercado y la fuerza de trabajo se cansó por la explotación continua.

Con la caída de los precios internacionales de los productos básicos se bloqueó el ciclo de reproducción del capital mexicano y vino una subsiguiente etapa de crisis y recesión económica hasta que se presentó una nueva alternativa para incrementar la acumulación del capital en los países más industrializados. Esta alternativa consistió, según Rivera, en que el flujo de divisas se “acrecentara en dirección a países en los que el desarrollo extensivo del capitalismo y el papel asumido por el Estado habían creado una infraestructura industrial suficiente que aseguraba la rentabilidad del capital externo.” México tenía dicha infraestructura.

Por consiguiente, el Estado mexicano instrumentó cambios en su política económica para ampliar la captación de capital externo. Con estas medidas y con las condiciones materiales existentes, México se convirtió en uno de los principales importadores de capital en el mundo entero.

De esta forma, el Estado mexicano se enfocó en la constitución o ampliación del sector público y semipúblico de empresas orientadas a la producción de bienes y servicios cuya venta a muy bajo precio, elevó la rentabilidad general del capital en la industria. Así, según Rivera, “las exportaciones industriales empezaron a crecer más rápidamente que las exportaciones totales”  con lo que se superó la deficiencia del comercio exterior.

Sin embargo, la gran mayoría de los productores industriales nacionales mantuvo un papel pasivo en el ámbito tecnológico, cayendo en la dependencia de la asistencia técnica de los proveedores externos.

Por tal razón, se buscó compensar la ausencia de actividad tecnológica a través de una política a favor del incremento del “valor agregado nacional.” Esta fórmula, derivada de la preocupación por el aumento de la cantidad sobre la calidad de la producción, pre-tendía justificar la reinserción internacional con escasa innovación, lo que forzosamente se traducía en desequilibrios permanentes en las cuentas externas, así como también en la pérdida de terreno ganado en el comercio mundial.

Para Rivera, en la década de los 60 del siglo XX, hubo a grandes rasgos, “predominio de un modo de producción específicamente capitalista, [lo que implica] la supeditación del trabajo a la gran industria”, gracias a la “ayuda para el desarrollo” que es manifestación del Plan Marshall mediante proyectos de relevancia. Lo que hace que se incremente el grado de complejidad de la sociedad, derivado por la división social del trabajo. El cuadro que sigue muestra en porcentaje la evolución de la población.

AÑO      URBANA              RURAL
1961      40.23                     59.77
1962      41.16                     58.84
1963      31.76                     57.91
1964      43.02                     56.98
1965      43.95                     56.05
1966      44.88                     54.18
1967      45.81                     54.19
1968      46.74                     53.26
1969      47.67                     52.33

Cuadro 2.- “Evolución porcentual de la población urbana y rural.” Fuente: NAFINSA. “La economía mexicana en cifras.” México 1981.

Durante la década de los 60 de la centuria pasada hubo un movimiento de poco más de 7 % con respecto a los tipos de población; y al finalizar ésta, casi se equilibran. Lo que quiere decir que México pretendió tomar la senda del progreso mediante la urbanización y la industrialización.

Los grupos que tomaron fuerza fueron la burguesía monopólica, representada por las grandes empresas transnacionales; y el bancario–financiero por el papel que desempeñaban en la vida económica y política del país, más consumista y más  dependiente de los servicios financieros.

Además, durante estos años, se intentó cambiar la estrategia de sustitución de importaciones, y se presentó la segunda industrialización tardía. Este proceso combinó los siguientes elementos: el
impulso de las exportaciones; la creación de enlaces posteriores y anteriores a fin de desarrollar la industria de bienes de capital; la racionalización del  proteccionismo y la redefinición del papel del Estado. Aspectos que si bien dieron libertad a la industria mexicana, ésta no se logró consolidar del todo, pues las presiones sociales al final de la década entran en juego para desestabilizar los incipientes logros de la economía del país.
 

De esta manera la expansión de la economía mexicana en este periodo se hizo  más dependiente de la economía mundial, lo que a su vez implicó:
                                             
1)  La transformación del sector exportador de simple a complejo, cada vez más diversificado en productos manufacturados y semi-manufacturados.

2) La importación de maquinaria, equipo y herramientas, es decir tecnología, con lo que se desequilibra el capital importado.

Desde mediados de esta década se observó más fuertemente el desarrollo desigual entre la agricultura y la industria, cuyo principal indicador era el monto de inversión registrado en cada uno de estos sectores. La economía tuvo a partir de 1968, una nueva tendencia hacia la baja acentuándose progresivamente.

 Año      Total     % Total   sector 1    % sec. 1     sector 2     % sec. 2     sector 3 %      sec. 3
1950    8,272       100       4,824        58.32          1,319        15.95          2,129            25.74
1951    8,532       100       4,940        57.90          1,386        16.24          2,206            25.86
1952    8,800       100       5,057        57.47          1,457        16.56          2,286            25.98
1953    9,077       100       5,178        57.05          1,530        16.86          2,368            26.09
1954    9,373       100       5,302        56.57          1,608        17.16          2,453            26.17
1955    9,657       100       5,427        56.20          1,688        17.48          2,542            26.32
1956    9,961       100       5,556        55.78          1,772        17.79          2,633            26.43
1957  10,274       100       5,687        55.35          1,859        18.09          2,728            26.55
1958  10,597       100       5,821        54.93          1,950        18.40          2,826            26.67
1959  10,930       100       5,957        54.50          2,045        18.71          2,928            26.79
1960 11,274        100       6,097        54.08          2,144        19.02          3,033            26.90
1961 11,466        100       6,011        52.42          2,228        19.43          3,127            27.27
1962 11,661        100       5,920        50.77          2,313        19.84          3,428            29.40
1963 11,859        100       5,824        49.11          2,401        20.25          3,634            30.64
1964 12,060        100       5,722        47.45          2,491        20.66          3,847            31.90
1965 12,265        100       5,616        45.79          2,584        21.07          4,065            33.14
1966 12,473        100       5,505        44.14          2,678        21.47          4,290            34.39
1967 12,685        100       5,388        42.48          2,776        21.88          4,521            35.64
1968 12,901        100       5,266        40.82          2,876        22.29          4,759            36.89
1969 13,120        100       5,138        39.16          2,978        22.70          5,004            38.14

Cuadro 3.- “Participación de la PEA ocupada y remunerada con respecto al total, por sector económico.” Fuente: NAFINSA. “La economía mexicana en cifras.” México. 1981, pp. 14, 15 y 33.

Obsérvese en el cuadro No. 3 cómo la participación del sector 1 decrece con el paso del tiempo a razón de alrededor de medio punto porcentual hasta 1961; en adelante es mayor de un punto porcentual; mientras que los sectores 2 y 3 crecen muy lentamente los primeros 11 años y luego, este último, a grandes zancadas.


De esta forma la supuesta rápida industrialización de las décadas anteriores no se consolidó en los hechos significativamente y por otra parte, las condiciones de vida de sus habitantes cada vez más se vinieron desmejorando.

Para entender el periodo de la década de los 70 del siglo anterior, existen dos fases clave. La primera se extiende hasta 1976 y concluye con la crisis de ese año, debido a los problemas estructurales de la economía mexicana y la subsecuente recesión mundial. Se dio un rápido crecimiento entre 1972 y 1974 que coincidió con el boom de la economía mundial.

La segunda fase, se encuentra a partir de 1977 y comprende la conclusión de la crisis en ese mismo año; y desde 1978 un nuevo auge basado en las exportaciones petroleras, así como también una racionalización de la gestión económica del Estado.

Al inicio de la década de los 70 la economía mexicana resentía el descenso de la rentabilidad del capital producto del aumento del capital fijo acumulado; es decir maquinaria; durante los años anteriores, así como por el incremento de los precios agrícolas y el encarecimiento de la mano de obra.

Para 1971 la economía mexicana vivía la caída de la demanda externa de sus productos industrializados y agrícolas, así como también un aumento de desempleo propiciado por la recesión de la economía norteamericana, ya que era dependiente de ésta.

Al no permitir migrantes, Estados Unidos aceleró la industrialización en la zona fronteriza del norte y al mismo tiempo las nuevas exportaciones industriales mexicanas habían penetrado hondamente en su mercado, dada la pérdida de competitividad de sus productos. En palabras de Rivera: “el estancamiento relativo [de su economía significó] una aceleración de la inversión norteamericana en México.” De esta forma el sector agrícola creció al 0.5 %  anual,  mientras que el industrial lo hacía al 5.1 % entre los años 1970 y 1976.

Sin embargo, el crecimiento desigual alcanzó finalmente las entrañas del sector industrial. Mientras que unos sectores se vieron beneficiados significativamente por las altas cantidades de inversión, otros no tuvieron más remedio que recortar sus esfuerzos.

Como intento para salir de la crisis y de las dificultades estructurales, el régimen de Luis Echeverría Álvarez, aplicó en primer término una política restrictiva cuyo elemento básico consistía en un sustancial recorte del gasto público y así preparar el terreno para un despegue económico posterior y más perdurable.

Poco después el Estado instrumentó una política expansionista en la cual pretendía  mantener el ritmo de crecimiento de su economía, así como también “favorecer un desarrollo más ‘armónico y justo’ del capitalismo, lo que... significaba el subsidio a los campesinos, la redistribución del ingreso, el control de la inversión extranjera y de los mono-polios, la búsqueda de una mayor autonomía frente a Estados Unidos, etc.”



Con la aplicación del programa de inversión pública, en 1972, se logró recuperar la tasa de crecimiento del PIB y la mantuvo alta hasta 1974 con cerca del 7 % anual. Luego ésta comenzó a disminuir hasta llegar al 2 % en 1976.

El fracaso se explica por el alargamiento del ciclo de rotación del capital, como efecto de los grandes proyectos de inversión desarrollados por el Estado en las áreas de siderurgia y electrificación; además por las contradicciones generadas por el mismo pro-ceso de acumulación en el comercio exterior y en la orientación y destino del gasto público.

No olvidemos las funestas consecuencias de los empréstitos concedidos llamadas tablas de salvación: Ficorca, Fobaproa; Fipaín… No olvidemos las conversiones bancarias que han hecho su agosto con la aparición y reviente de banca Cremi, Imbursa, Londres, Bital, Banobras, Banrural, …

Los capitales especulativos superaron las etapas golondrinas viajeras, y les ha salido mejor negocio aplicar toda clase de defraudaciones al fisco, al consumidor, a los acreedores… se pasó de la puja por el progreso, de la alianza, a la farsa, utilizando el Estado para sus enguajes… La industrialización de México pasó de ser limpia relativamente a una suciedad mayúscula, pérdida de la honorabilidad, de los pactos loables a los sobornos…

CONCLUSIONES:
La industrialización precaria de México ha sido una cuestión insalvable de la lucha de clases. Es cuestión de pueblos sometidos y colonizados bajo la imposición del imperialismo como fase superior del capitalismo y su modalidad neoliberal. Es cuestión de asumir la filosofía del materialismo dialéctico e histórico, de excavar en las leyes generales del movimiento e interrelación de los fenómenos, sus apariciones y extinciones, de la unidad y lucha de contrarios, de los trocamientos de saltos cuantitativos y cualitativos, de las causas y efectos, de contenidos y formas, de esencias y fenómenos, de lo concreto y lo abstracto, de casualidades y necesidades, de ubicarnos en tiempo y espacio, en la dimensión científica de la materia y su conversión energía, en lo singular, particular y general, en los ordenamientos de lo macro y micro; en lo simple y complejo, en lo histórico y lo lógico, en la economía política, en la democracia y libertades, en los valores y principios universales, de testimonios y verdades; cuestiones de plusvalía… En cuestiones del desarrollo de los pueblos y las naciones, hay dominadores, lacayos  e inconformes rebeldes, movimientos de protesta, repudio, manifestaciones en paz y violentas, actos extremos; hay involucramientos, pero el sistema impone sus condiciones hasta que el sistema se agote a raíz de la caída de la tasa media de ganancia de los grandes inversores…. Es la ley del chupo y el salchichón que los sistemas de agoten, sin medida temporal, pero se agotan, como se liquida la industrialización de tiempo en tiempo… Las reglas de la industrialización son la producción de satisfactores, objetivos, legales, falibles…. Sí, las reglas son producir más, bajando costos, mejorando calidad terminal, reduciendo tiempos de trabajo, para que la plusvalía haga efervescencia del capitalismo… Y todo se agota… Silvia Bermúdez, la escritora involucrada en los procesos de industrialización en Washington, escribió acerca del fin de las guerras de alta intensidad, del fin de las guerras de mediana intensidad, de la proliferación de miles de pequeñas batallas para compensar los declives económicos… Las quiebras de los titanes son inminentes, sí, se las ingenian para sobrevivir, engullendo el tío Sam a sus asociados filiales… En tiempo de recesión en 1929 se produjo una mentira llamada Guerra Mundial… Salieron de la depresión… Y hubo muchas mentiras del imperio…. Y las monarquías preparan el terreno para las neo-monarquizaciones… Y los pueblos salen de las guerrillas para hacer demostraciones de paz con armas como la huelga general… Es cuestión de que el agua rebase no solamente las orillas empedradas, sino que amenace inundar las colinas de los perros, así se hará que se movilicen los cambios… En tanto el pueblo con su pensamiento mágico, piensa que así es el destino manifiesto, pero se van descarando de forma grotesca las manipulaciones de la función pública, de los partidos, de los agentes a sueldo convertidos en estafadores de propios y extraños…. Ya hay movimientos de liberación nacional legítimos, no simulaciones como las registradas en los años 60’s del siglo XX. Uno de esos movimientos que resaltan la reivindicación de la inteligencia, estrategias y tácticas para el florecimiento de la cultura de la verdadera economía política se llama LA YURA…. Búsquese en google.  

¿Cómo corregir tanta catástrofe? Generando un verdadero movimiento democrático, aprendiendo y repasando las reglas organizaciones sociales fundamentales en lo que es un plan sexenal: La no reelección anual en ningún cargo institucional y la apertura de escuelas de cuadros, en un orquestador régimen de nacionalizaciones. En tanto ocurra lo mismo en los sobajados ocho imperios.

En materia de psicopedagogía, existen lineamientos para una robusta reforma educativa, creada por pedagogos, no por abogados ajenos en su mayoría al entramado educativo.         


Bibliografía
1.- Antecedentes históricos - México 1940-1980 - Eumed.net
2.- Estadísticas  Secretaría de Industria y Comercio. Censos agrícolas, ganaderos y ejidales 1940 y 1965. Citado por el autor. Ibid, p. 75.
3.- Alta Política. La encarnizada lucha por el poder. Saúl Álvarez Mosqueda. Editorial Omnibus, 1988.
4.- El Círculo Negro. Antonio Velasco Piña. Editorial DeBolsillo. Editorial Punto de Partida, Año 2007.   
6.- Fuente: NAFINSA. “La economía mexicana en cifras.” México 1981.
7.- LENIN, V.I. “El desarrollo del capitalismo en Rusia.” Ediciones de cultura popular. s/l. s/f.,  p. 18.
8.- RIVERA Ríos, Miguel A. y Pedro Gómez Sánchez. “México: acumulación de capital y crisis en la década del 70.” En teoría y política. oct - dic 1980,  p. 75.
9.- La Industrialización, Manuel Germán Parra Gutiérrez. 1954, Flacso, México, DF.  
11.- Diccionario de Filosofía, Editorial Progreso, Moscú, 1984, Editado por I. T. Frolov, Traducido del ruso por O. Razinkov.
12.- Guerras de Alta Intensidad. Silvia Bermúdez. Pentagono, Washington DC.
13.- Fuente: http://la-yura-2012.blogspot.mx.


No hay comentarios:

Publicar un comentario